El ahora presidente de la Cámara de Diputados dijo estar al servicio del gobierno y también “de cada uno de los diputados” y pidió elevar el piso de debate y construcción política en el Congreso. “Nuestras familias y nuestra honra, no puede estar tirado a los perros en cualquier discusión en este parlamento”, fue una de las frases más destacadas. Mirá su discurso completo.

En un sentido discurso, Sergio Massa habló por primera vez desde su nuevo rol político: será el encargado de dirigir y ordenar las sesiones de la Cámara de Diputados de la Nación y uno de los actores claves del Frente de Todos en el Congreso.

Allí, Massa enfatizó la necesidad de que la Cámara baja se transforme en la “casa que pelea por los sueños de los argentinos” y no un lugar en donde “se esté pasando factura por el pasado todo el tiempo”. En pocas palabras, pidió por un Congreso que piense en la gente y en donde prime la política.

“Es importante entender, que los proyectos personales no pueden estar por encima de los sueños colectivos y que ese enorme deseo, que nos permitió que el 27 de octubre eligieran a Alberto como presidente y a Cristina como vicepresidente, y a cada uno de nosotros, tiene de alguna manera la obligación y la responsabilidad de cumplir con esa idea de que superamos la frustración a partir de diseñar el cumplimiento de nuestras responsabilidades”, expresó el dirigente del Frente Renovador.

Después, mencionó el impacto de las decisiones políticas en las familias de algunos dirigentes políticos –a los cuales se incluyó- y pidió “aprender a marcar un límite” a la hora de la confrontación.

“Muchas veces nuestros viejos, nuestros hijos, nuestros amigos, sufren las consecuencias de lo que nosotros tomamos. Creo que ahí hay una tarea que tenemos todos los que estamos en esta casa. Es aprender a marcar también un límite, nuestras familias, nuestros amigos, nuestro prestigio, nuestra honra, no puede estar tirado a los perros en cualquier discusión en este parlamento”, dijo, mientras las cámaras enfocaban a una emocionada Malena Galmarini.

“Construir el parlamento de prestigio también es, de alguna manera, empezar a aprender a respetarnos”, sostuvo Massa.

Por eso, el ex intendente de Tigre volvió a mencionar que “en la pelea y en la división la Argentina no tiene destino como país”, y anunció que viene a “ponerse al servicio”, no solo del gobierno, sino de “cada uno de los diputados de esta casa”.

“En el éxito del próximo gobierno no está el éxito de Alberto o de Cristina, está el de los argentinos que la están pasando mal”, dijo.

“Los quiero invitar a que juntos, sin pasarnos facturas todo el tiempo por el pasado, podamos recorrer el camino de los acuerdos para mostrarle a los argentinos que esta es una casa que pelea por sus sueños y no esa casa de los vagos que muchos dicen que este espacio representa”, cerró quien encabezará la Cámara de Diputados.